Una veintena de bienes criados en la finca pública de Son Real, en Santa Margalida, han sido entregados, este lunes, en la cooperativa Agricultores Ecológicos de Mallorca. La entrega se produce en el marco de la adhesión, el pasado mes de enero, del Instituto Balear de Naturaleza (IBANAT) al proyecto de promoción «Me ecológico de Mallorca».

Una veintena de bienes criados en la finca pública de Son Real, en Santa Margalida, han sido entregados, este lunes, en la cooperativa Agricultores Ecológicos de Mallorca. La entrega se produce en el marco de la adhesión, el pasado mes de enero, del Instituto Balear de Naturaleza (IBANAT) al proyecto de promoción «Me ecológico de Mallorca».

Los bienes de las fincas públicas gestionadas por IBANAT disponen de la correspondiente certificación ecológica desde hace unos años, pero hasta este año su carne no se había comercializado. El proceso para la obtención del certificado está bajo la supervisión del Consejo Balear de Producción Agraria Ecológica (CBPAE).

La gestión agroganadera que el IBANAT lleva a cabo en las fincas públicas tiene como objetivo el mantenimiento del paisaje, que facilita la prevención de los incendios forestales a través de las buenas prácticas agrícolas y los usos tradicionales.

Los abonos que se usan son de origen orgánico, ya sean los mismos estiércol de los animales que se crían, restos de poda o abono en verde. El ganado disfruta de acceso al aire libre, siempre que las condiciones meteorológicas y las de la tierra lo permitan.

Se hace un manejo de movimiento de animales que permite el descanso de la tierra y evita la producción de sobrepastoreo. Además, se han adaptado las cargas ganaderas a la realidad de cada finca y a las necesidades de reducción de combustible con respecto a la prevención de incendios forestales. El programa sanitario del ganado también es específico porque no se usan nunca los antibióticos como preventivo ni está permitido el uso de sustancias para estimular el crecimiento o controlar la reproducción.

La carne de los corderos se puede adquirir en los puntos de venta y distribución de «Me ecológico de Mallorca». Desde enero, ya se han comercializado un centenar de bienes de las fincas de Son Real y del Parque Natural de la Península de Levante. A partir del mes de junio también se venderán los de la finca pública de Planícia.

El consejero de Medio Ambiente y Territorio, Miquel Mir, ha destacado que "esta colaboración supone un paso más en la mejora de la conservación del medio ambiente y del paisaje tradicional de las Islas Baleares». En este sentido, ha añadido que "la conservación del campesinado y del territorio van de la mano» y ha hecho un llamamiento al consumo del producto local «más necesario que nunca en estos días tan difíciles».

Source link

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *