Las propuestas de la conselleria de Medio Ambiente y Territorio están presentes en cuatro de los 10 ejes en los que está estructurado el Pacto para la reactivación y la transformación económica y social de las Islas Baleares que se ha presentado, este miércoles, en el Centro cultural Can Balaguer, en Palma. El consejero, Miquel Mir, ha destacado que el documento «refleja el compromiso del Gobierno en no dejar a nadie atrás sin olvidar la emergencia climática que persiste». En este sentido, ha destacado la apuesta decidida de este Plan para la sostenibilitat.El Pacto por el agua es una de las grandes apuestas de la conselleria en beneficio de la reactivación de la economía. La reducción progresiva de los recursos hídricos es una de las grandes amenazas a las que se enfrentarán los territorios a lo largo del siglo, una realidad que afectará especialmente a los archipiélagos. Es, por tanto, una necesidad inaplazable la planificación de unas infraestructuras hidráulicas de abastecimiento y saneamiento preparadas para dar el mejor servicio a las generaciones futuras. Para hacerlo, hay que desplegar una estrategia de aprovechamiento de agua con consejos insulares y ayuntamientos, administraciones con quien el Gobierno comparte las competencias.

Las propuestas de la conselleria de Medio Ambiente y Territorio están presentes en cuatro de los 10 ejes en los que está estructurado el Pacto para la reactivación y la transformación económica y social de las Islas Baleares que se ha presentado, este miércoles, en el Centro cultural Can Balaguer, en Palma. El consejero, Miquel Mir, ha destacado que el documento «refleja el compromiso del Gobierno en no dejar a nadie atrás sin olvidar la emergencia climática que persiste». En este sentido, ha destacado la apuesta decidida de este Plan para la sostenibilidad.

El Pacto por el agua es una de las grandes apuestas de la conselleria en beneficio de la reactivación de la economía. La reducción progresiva de los recursos hídricos es una de las grandes amenazas a las que se enfrentarán los territorios a lo largo del siglo, una realidad que afectará especialmente a los archipiélagos. Es, por tanto, una necesidad inaplazable planificación de unas infraestructuras hidráulicas de abastecimiento y saneamiento preparadas para dar el mejor servicio a las generaciones futuras. Para hacerlo, hay que desplegar una estrategia de aprovechamiento de agua con consejos insulares y ayuntamientos, administraciones con quien el Gobierno comparte las competencias.

La corresponsabilidad es, por tanto, uno de los puntales de este acuerdo al que desea llegar el Gobierno con el objetivo de mejorar el saneamiento, la distribución y el abastecimiento de agua potable de una manera eficiente y trabajar en seguridad de las personas y minimizar riesgo de inundación.

Así, mientras la Agencia Balear del Agua y la Calidad Ambiental (ABAQUA) tiene prevista la ejecución de diversas obras relacionadas con la depuración por un valor de unos 30 millones de euros, estas deben complementarse con la separación de redes municipales unitarias. Del mismo modo, los 56 millones de euros que el Ejecutivo autonómico tiene previsto invertir en abastecimiento y distribución de agua potable en alta debe reforzarse con la minimización de pérdidas en la red de distribución municipal. Igualmente, el acondicionamiento de torrentes y las obras de minimización de riesgo de inundación que ejecuta la dirección general de Recursos Hídricos año tras año se vieron reforzadas por la recogida municipal de residuos sólidos urbanos y el mantenimiento de los torrentes en su tramo urbano.

Otro de los ejes donde la conselleria quiere jugar un papel destacado es en el de la economía circular. Y es que, durante los próximos meses, se acelerará la estrategia de fomento de la reutilización, reciclado y la gestión sostenible de residuos, de acuerdo con las directivas europeas y la propia Ley de residuos y suelos contaminados de las Islas Baleares .

Entendiendo que este es un sector clave para estimular el mercado laboral y generar nuevos puestos de trabajo la conselleria activará diversas herramientas para facilitar y acelerar la adaptación de las empresas y sus procesos en la economía circular y al reciclaje, con las líneas siguientes :

  • Subvenciones para un valor de 1.500.000 € para fomentar la gestión sostenible de los residuos turísticos, conducente a la creación de puestos de trabajo para personas con riesgo de exclusión social.

  • Se complementarán con subvenciones, por un valor de 200.000 € más, para la recogida y el tratamiento de residuos de la fracción orgánica de residuos municipales (FORM).

  • Subvenciones de educación ambiental destinadas a ayuntamientos de las Islas Baleares, dotadas con 100.000 €.

Además, se invertirán 5.000.000 € en impulsar la tramitación electrónica entre empresas dedicadas al sector de los residuos.

La economía verde es el tercer gran eje con presencia de la conselleria dentro del plan de reactivación. El cambio climático está alterando las dinámicas naturales a gran velocidad, un fenómeno que se acentúa más en el ámbito insular mediterráneo. Al caso de las Islas Baleares, de cada vez más, se experimentan fenómenos catastróficos ligados a este nuevo escenario climático, que hacen imprescindible que, desde el Gobierno de las Illes Balears, y en colaboración con las otras administraciones autonómicas (insulares y municipales) y el tejido social, se articule un plan de fomento de la sostenibilidad ambiental que permita paliar y revertir los efectos del cambio climático y el cambio global.

Por ello, y en línea con todo el despliegue y desarrollo del Pacto Verde Europeo, se debe continuar mejorando la gestión de espacios naturales y forestales e impulsar la actividad científica e innovadora al servicio del medio ambiente, para asegurar y aumentar la resiliencia de nuestros ecosistemas.

Así, se prevé un programa de mejora de la gestión de los espacios naturales y forestales, que implica la inversión de 1.539.000 € en gestión de espacios protegidos, acciones y nuevas instalaciones para reducir el riesgo de incendio forestal, servicios de vigilancia y actuaciones de recuperación de los sistemas dunares.

Este plan, que cuenta con un presupuesto de 3.910.000 €, irá acompañado de una serie de inversiones en mejoras tecnológicas en protección del medio ambiente, recursos hídricos y depuración, que implicarán, además, generación de puestos de trabajo especializados .

La conselleria participará, también, en el impulso a la estrategia marítima de las Islas Baleares, que debe permitir avanzar hacia una gestión integrada de las zonas costeras.

Finalmente, Medio Ambiente participará activamente en el Plan de mejora de la sostenibilidad y la eficiencia urbana en el que el Gobierno, los consejos insulares y los ayuntamientos colaborarán para movilizar un total de 45 millones de euros de inversión. Las obras de mejora del ciclo del agua y de reducción de las fugas serán uno de los tres ejes de este plan.

Mir ha destacado, en este sentido, que «para tener una gestión integral del agua sostenible y eficiente es imprescindible la corresponsabilidad de todas las Administraciones competentes». «En este sentido», añadió, «el Gobierno apuesta por ayudar a los ayuntamientos a que puedan invertir y priorizar obras de mejora en torno al saneamiento y abastecimiento en baja». «La separación de redes pluviales y fecales en podría ser la primera prioridad", concluyó.

Source link

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *