La Torre de Mohamed o de las Gallinas de la Alhambra rejuvenecerá


Comienzan las obras para frenar el avanzado estado de deterioro de sus paramentos y almenas con un presupuesto de más de 233.500 euros

La Torre de Mohamed o de las Gallinas, por su función en tiempos modernos como gallinero, tuvo una importancia estratégica en época nazarí por su ubicación entre la Alcazaba y los Palacios Reales de la Alhambra. Consta de dos plantas, terraza y tres entradas: dos comunican con el camino de ronda en la parte superior de la muralla y otra con la explanada. Su función era controlar y proteger los accesos a los palacios. Y, en la actualidad, es objeto de una importante restauración.

El Patronato de la Alhambra y Generalife, de la Consejería de Turismo, Cultura y Deporte, ha iniciado las obras que permitirán, con un presupuesto de más de 233.564 euros de inversión, financiada con fondos europeos FEDER 2014-2020, frenar el avanzado estado de degradación de gran parte de los paramentos y almenas de esta torre, especialmente los situados en el frente norte, agravados por el enjambre sísmico que afectó a Granada en 2021. Así lo ha asegurado la directora general del Patronato de la Alhambra y Generalife, Rocío Díaz, durante una visita a las obras, junto al delegado territorial de Turismo, Cultura y Deportes en Granada, Fernando Egea.

Díaz, además de recordar la importancia de actuar en este espacio, ha explicado que el proyecto tiene por objeto paliar con carácter urgente los deterioros que sufren los paramentos exteriores de la torre y garantizar la estabilidad de las almenas que la rematan, ya que algunas de ellas presentan deformaciones y desplomes que motivaron su apuntalamiento de forma preventiva en marzo del pasado año.

En la imagen, la directora general de la Alhambra, Rocío Díaz, y el delegado territorial, Fernando Egea, durante la visita a las obras de la Torre de las Gallinas.

En la imagen, la directora general de la Alhambra, Rocío Díaz, y el delegado territorial, Fernando Egea, durante la visita a las obras de la Torre de las Gallinas.

Asimismo, como ha detallado la directora, se procederá a la renovación del pavimento para mejorar la impermeabilidad de la torre y la rápida evacuación de las aguas de lluvia. El proyecto, que cuenta con un plazo de ejecución de cinco meses, también incluye la reparación y adecuación de la gárgola de piedra que está instalada en el frente este de la torre.

Se trata, en palabras de Díaz, de una actuación que «respeta los valores del conjunto y todas las fases constructivas presentes en la torre». Para ello, los trabajos previstos atenderán a la singularidad de los diferentes paramentos y reconocerán los dos tipos de fábricas encofradas existentes en la torre: la tapa calicostrada y la tapia careada de mortero.

En el caso de las almenas que coronan la Torre de las Gallinas se tendrá en cuenta, de la misma forma, el diferente grado de degradación. La mayor parte de ellas sufren pérdidas superficiales de la costra que han producido disgregaciones en la masa interior del muro, por lo que será necesario aportar masas y morteros de reintegración, según procedimientos similares a los llevados a cabo en el resto de los paramentos.



Fuente del artículo

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *