¿Qué adulto no es adicto a ninguna serie?

Se acerca la noche, el fin de semana o unos días libres, y lo primero en lo que pensamos es en relajarnos y encontrar tiempo para continuar esta serie que dejamos a mitad de camino y que estábamos tan enganchados. Y, si es un comienzo de temporada, con más razón: no hemos visto a nuestros protagonistas favoritos durante meses y la curiosidad por saber qué va a pasar nos llena de emoción.

Lo mismo sucede con las sagas literarias. Nos gustaría que nuestros autores de referencia sean tan prolíficos que no nos dejen por meses sin saber cómo continuará la intriga. De hecho, parte del éxito de este trabajo radica precisamente en el hecho de que aún no está terminado.

pero ¿Por qué amamos tanto las sagas? Una razón es que los lectores, según nuestras características y sus gustos y preferencias personales, eligen naturalmente a nuestro personaje favorito, nos identifiquemos o no con él. El mejor ejemplo es Harry Potter y a qué casa pertenecer: Gryffindor, Hufflepuff, Ravenclaw o Slytherin. Aunque todos sabemos que la mejor casa era? Bueno, será mejor que dejemos esto para otra ocasión.

Además, Las sagas son un aliado perfecto para que nuestros hijos mantengan el hábito de leer, ya que, como nos sucede a nosotros, sentirse identificados con los protagonistas y vivir aventuras en mundos fantásticos es algo que los alienta a seguir leyendo. Por otro lado, discuta los argumentos con sus amigos y compañeros de clase. promueve la comunicación y la satisfacción de los miembros del grupo. Además, desarrolló un interés en los temas cubiertos en el libro, lo que resultó en una investigación posterior que Aumente su conocimiento en un número infinito de temas diferentes.

Pero si hay un tema común en este formato de libro, es el de los mundos de fantasía. Y en esto Jara Santamaría es una experta, que nos permite viajar por el mundo de la luz y el de las sombras en la saga. Los dioses del norte. Su primera parte La leyenda del bosque, se publicó en 2019 y cuenta la historia de tres primos (Emma, ​​de 12 años; Teo, de 10; y Ada, de 8) que se ven obligados a pasar todo el verano en una ciudad del norte donde vive su abuela Casilda, a quien llaman "amona" y con quien no tienen muchas relaciones.

Los tres niños descubrirán el mundo de la noche, gobernado por el dios Gaueko; Una realidad paralela donde la oscuridad y la magia son parte de las costumbres de sus habitantes, que conviven con todo tipo de criaturas e insectos increíbles pertenecientes a la mitología del País Vasco y Navarra.

Entonces comienza una aventura que los niños ni siquiera podían imaginar y que cambiará por completo su mundo, al menos como lo sabían hasta ahora. Y, cuando parece que todo se ha resuelto, el autor nos sorprende al guardar un detalle de la primera parte que nos invita a experimentar nuevas aventuras. Nuestros protagonistas deben volver al mundo de la noche. El tejedor de pesadilla, para resolver un problema que habían perdido.

Lo que hace que esta saga sea muy interesante y extremadamente rica en percepciones, es que no hay un narrador único, pero, en cada capítulo, es uno primos que cuentan lo que sucederá. Por lo tanto, los lectores pueden ser parte de la trama desde diferentes puntos de vista.

Si desea averiguar qué inspiró al autor a escribir este libro, o cuáles han sido sus referencias, le dejamos un video que cuenta todos los secretos que involucran Los dioses del norte.

 Y como diría Amil Casilda: “El día, para los del día; y de noche, para los de noche.

Source link
https://www.megustaleer.com/sala-prensa/?cat=noticias

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *