Con los rodajes, producciones y estrenos paralizados, los festivales aplazados y las salas de cine cerradas, el sector de la cultura en general y el del cine en particular están sufriendo el impacto de la alerta sanitaria. Una realidad a la que atienden las nuevas medidas extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19, aprobadas este martes por el Consejo de Ministros.

A falta de medidas específicas para el mundo de la cultura, El Real Decreto Ley anunciado tiene en cuenta la temporalidad y discontinuidad que caracterizan a este sector y la realidad de aquellas empresas que presentan una alta variabilidad o estacionalidad del empleo o una relación directa con eventos o espectáculos concretos, como sucede en el ámbito de las artes escénicas, las musicales, la creación literaria, la cinematografía y el audiovisual.

ERTE y prestación para autónomos

Las empresas del tejido cultural se podrán favorecer especialmente de las medidas relacionadas con los ERTE y con la prestación para los autónomos.

En la prestación prestación extraordinaria por cese de actividad para los autónomos, se amplía el período a tener en cuenta para acreditar la reducción de los ingresos de seis meses a un año. Con ello se pretende dar cobertura a las profesiones culturales de carácter discontinuo.

Respecto al compromiso de mantener una contratación posterior de seis meses de los ERTE, en el caso de los contratos temporales no se entenderá incumplido cuando el contrato se extinga porque haya finalizado el tiempo convenido o la realización de la obra o servicio para el que se contrata, e incluso, cuando no pueda realizarse de forma inmediata la actividad objeto de contratación. Situaciones que suelen suceder tanto en rodajes cinematográficos como en montajes escénicos o musicales.

Otras medidas generales, de las que se podrá beneficiar el sector son: la ampliación de la moratoria hipotecaria a los inmuebles relacionados con la actividad económica y profesional, el aplazamiento del pago de cuotas de Seguridad Social, la posibilidad de modificar y suspender el pago de facturas de electricidad y gas natural por autónomos y PYMES o el establecimiento de un subsidio de desempleo excepcional por fin de contrato temporal.

Nuevas líneas de actuación

En un comunicado en el que manifestaba su disposición a que el sector quede “amparado y protegido”, El Ministerio de Cultura y Deporte, ha adelantado también otras líneas de actuación futuras, que surgen de las propuestas remitidas por el sector cultural en las conversaciones que ha mantenido el ministro José Manuel Rodríguez Uribes. En lo que se refiere al cine, destaca el desarrollo de un plan por parte del ICAA para amortiguar el impacto del parón de rodajes y producciones, del cierre de las salas de cine y de la cancelación o postergación de los festivales.

La ampliación de plazos de ejecución y justificación de las ayudas y subvenciones concedidas y la puesta en marcha de las ayudas para 2020; la reprogramación por parte del INAEM de las funciones canceladas en los teatros nacionales, y la búsqueda de fórmulas para apoyar al máximo al tejido profesional de las artes escénicas y musicales, pactando la convocatoria de ayudas con las comunidades autónomas, los representantes de los distintos sectores y las entidades locales, son otras de las medidas en las que trabajan las autoridades para cuando llegue el momento de reactivar de nuevo el sector cultural.

Entre las propuestas que recibirá el Ministerio de Cultura y Deporte próximamente estarán las de la mesa para la reconstrucción de las industrias culturales, en la que la Academia de Cine ha convocado a representantes de las artes escénicas y de los editores, y a la que la institución espera que se sumen representantes de la música y de otras industrias culturales.

 



Fuente de la noticia

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *