El Gobierno apela más que nunca al espíritu europeo para hacer frente desde la solidaridad a la pandemia y sus efectos sociales y económicos  Defensa la necesidad de apoyar y una respuesta singular a territorios donde se prevé un mayor impacto económico, como las Islas Baleares

La Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui (AAPSIB) y Escuela en Paz recibirán el 100% de las subvenciones nominativas de la Dirección General de Cooperación destinadas a la población de los campamentos de refugiados de Tindouf, especialmente para todos los niños que, a debido a la crisis sanitaria provocada por la Covidien-19, este verano no podrán pasar las vacaciones con familias de las Islas baleares. Este viernes el Consejo de Gobierno ha autorizado a la Consejería de Asuntos Sociales y Deportes el pago anticipado para que el AAPSIB pueda ejecutar su proyecto «Mejora de las condiciones de vida de la población saharaui refugiada en los campamentos de refugiados de Tinduf y sensibilización, incidencia política y movilización social de la población balear hacia el conflicto saharaui ». Asimismo, también ha dado luz verde al abono de la ayuda a Escola en Pau para el proyecto «Madraza 2020".

El Gobierno de las Islas Baleares, en su compromiso político con la cooperación al desarrollo, es consciente de que la población saharaui concentrada desde 1975 a una de las zonas más inhóspitas del desierto argelino, concretamente en los campamentos de refugiados ubicados en la región de Tinduf , atraviesa una crisis crónica con graves dificultades humanitarias derivadas de las difíciles condiciones físicas en que se encuentran. Si a esta realidad se suma la crisis de la pandemia mundial de la Covidien-19, se ve más que necesario acelerar las subvenciones destinadas a las entidades que realizan un trabajo solidaria tan importante como esta.

Los presupuestos de la Comunidad Autónoma prevén una subvención para la AAPSIB de 200.000 €. Esta entidad es una organización no gubernamental sin ánimo de lucro que desde 1987 trabaja para promover el conocimiento en las Islas Baleares de la situación que vive el pueblo saharaui, favorecer vínculos de amistad entre la población balear y la saharaui, y desarrollar proyectos en los campos de refugiados de Tinduf que permitan mejorar las condiciones de vida de los refugiados saharauis que viven.

El proyecto presentado por el AAPSIB incluye las siguientes actuaciones:

– Dar cobertura al sistema de salud de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), con el que se contribuye a fortalecer el sistema de salud pública del pueblo saharaui. Este eje consiste en formar al personal sanitario, enviar medicinas y material quirúrgico, y establecer comisiones sanitarias expatriadas de pediatría y urología para promover el acceso de la población refugiada en una atención sanitaria necesaria y vital para su salud.

– Mejorar la salud y la calidad de vida de los niños saharauis de los campamentos de refugiados a través del programa «Vacaciones en paz». Debido a la grave situación generada por la Covidien-19 a escala mundial, este año los niños no podrán venir a pasar un tiempo de vacaciones en las Islas Baleares como hacían cada verano. La entidad ha decidido suspender el programa «Vacaciones en paz» para el año 2020 en el formato habitual y llevar a cabo las actividades alternativas siguientes: mejorar la salud de los niños con revisiones sanitarias y talleres de sensibilización sobre su salud; facilitar la conexión de los niños con la cultura y la historia de su sociedad; apoyar la infraestructura y en el trabajo del Ministerio de Juventud y Deporte de la RASD, y visibilizar la causa del Sahara Occidental mediante la difusión de las actividades que se realizan en los campamentos. Estas actividades están previstas para niños de entre ocho y doce años.

– Promover la sensibilización, la incidencia política y la movilización social de la población balear hacia el conflicto saharaui. Dentro de este eje se plantean acciones y campañas para divulgar entre la población balear la realidad política, social y cultural del pueblo saharaui y las causas que han generado el conflicto. La finalidad de estas acciones es que los ciudadanos y las instituciones públicas ejerzan una presión constante para avanzar en una resolución justa y pacífica de este conflicto.

– Proporcionar ayuda alimentaria en los campamentos de refugiados saharauis de Tindouf. Este eje del programa pretende contribuir a aumentar la cantidad de alimentos disponibles en los campamentos y aligerar la situación de inseguridad alimentaria que padece la población refugiada. Se proporcionará a la población arroz, azúcar, aceite, legumbres y otros productos de alimentación básica de la dieta saharaui.

Por otra parte, la entidad Escuela en Paz es una organización no gubernamental sin ánimo de lucro que desde el año 2002 trabaja para fomentar la educación de los niños y jóvenes saharauis de los campos de refugiados de Tinduf. Además de contar con el apoyo total de la Administración saharaui, es una ONGD consolidada en las Islas Baleares y tiene una amplia experiencia en la ejecución de este programa educativo. Escola en Pau fue la primera entidad de España que inició este tipo de proyectos. Actualmente es el modelo de referencia de dieciséis entidades de nueva creación radicadas en otras comunidades autónomas que llevan a cabo proyectos similares.

Escola en Pau recibirá 35.000 € para el proyecto «Madraza 2020". Esta iniciativa consiste en la acogida solidario de niños y jóvenes procedentes de los campos de refugiados saharauis por parte de familias residentes en las Islas Baleares, para que puedan ejercer su derecho a la educación en unas circunstancias y con una calidad adecuadas, y que en un futuro su formación pueda repercutir en el bienestar de sus familias y de su pueblo.

El proyecto «Madraza» es un programa de acogida humanitaria de niños y jóvenes saharauis procedentes de los campamentos de refugiados del Sahara Occidental en Tinduf por parte de familias radicadas en las Islas Baleares para que puedan estudiar en circunstancias mejores de las que tendrían los campamentos y así mejorar su derecho a la educación y las expectativas de futuro de sus familias y de su pueblo. En el proyecto participan principalmente familias radicadas en las Islas Baleares que acogen de manera indefinida y solidaria niños y jóvenes procedentes de los campamentos. El programa se repite cada curso escolar y, cada tres o cuatro años, según la disponibilidad de familias acogedoras, se incorporan nuevos estudiantes.

Este año, la situación provocada por la Covidien-19 no permitirá llevar a cabo el programa «Vacaciones en paz», que ha permitido a 4.000 niños pasar los meses de verano con familias españolas.

Source link

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *