El dropshipping es una promesa de enriquecimiento rápido y sencillo que está atrapando sobre todo a gente joven y que, en demasiadas ocasione,s se transforma en una quiebra con pérdidas económicas.

Esta práctica comienza por recomendaciones de Youtubers que se acompañan de la venta de cursos para iniciarse en el dropshipping, cursos con un coste considerable (entre 600 y 1.000 euros) y que rara vez cumplen las expectativas.

Realmente, el dropshipping no es más que la organización de una tienda online para ejercer de comisionista de otras páginas como Ali Express, Shopify, o incluso revender esos productos a un precio superior. “El dropshipping es un modelo de negocio basado en la venta a través de Internet de productos que no se poseen en stock, mediante acuerdos y negociaciones con el fabricante o mayorista, para que sea éste el que los envíe directamente al cliente final” esta es la definición de este modelo de negocio que hace uno de sus promotores. Cuándo un cliente realiza una compra, la persona propietaria de la tienda on line, se limita a gestionar el cobro y pasarle el pedido al proveedor dropshipping. Este es el que realiza la preparación de los productos con los signos distintivos del minorista y se ocupa del envío del paquete directamente al cliente.

No se genera stock, ya que no se hace la compra en la web originaria hasta que se hace la venta en la tienda de reventa y por lo tanto tampoco es necesario invertir en producto antes de su venta. Este es el aspecto que destacan las personas que desde Youtube o Instagram aprovechan para vender las posibilidades de rápido enriquecimiento y que atraen, y atrapan, a jóvenes. Está práctica tiene más en común con la labor de comisionista o con la reventa.

Lo que no dicen las personas que prescriben esta práctica son las obligaciones a las que las personas titulares de páginas de dropshipping deben hacer frente y que son:

  • Obligaciones derivadas de la ley de protección de los derechos de la persona consumidora: garantía del producto, devolución de producto defectuoso, obligación de devolución de dinero, derecho de desistimiento, obligaciones respecto a etiquetado, información etc.
  • Obligaciones derivadas de la práctica empresarial: estar dado de alta en autónomos, estar dado de alta en el registro de actividades económicas, liquidaciones trimestrales de IVA e IRPF, hacer frente a los impuestos etc.
  • Obligaciones derivadas de la Ley de protección de datos: En muchos casos las personas que practican el dropshipping utilizan los datos facilitados por la persona compradora en su web para rellenar datos en la web que realmente dispone del producto y de esta forma no asumir el coste de embalaje o transporte. Esta práctica sin permiso escrito de quien es titular de los datos es contraria a la ley.
  • Otras necesidades empresariales como inversión en publicidad, asesoría etc.

Todas estas cuestiones no se reflejan en los cursos que hemos mencionado por lo que las personas que adquieren dichos cursos para iniciarse en el Dropshipping acostumbran a encontrarse con que el enriquecimiento no es ni tan sencillo ni tan rápido.

Diversas empresas como Aliexpress, o plataformas como Shopify, promocionan el Dropshipping y lo presentan de una forma atractiva potenciando beneficio que se puede obtener, supuestamente de forma rápida y sin riesgo. Lo cierto, es que con este sistema de venta estas empresas proveedoras (dropshippers) trasladan las obligaciones legales hacia a la persona consumidora (etiquetado, devoluciones, etc.) a los minoristas, a las personas propietarias de esas tiendas on line liberándose de ellas.

Por lo tanto, Kontsumobide-Instituto Vasco de Consumo quiere recordar, en especial a la población joven, que esta práctica está sometida a la ley de protección de los derechos de consumidores y que existen unas obligaciones legales ineludibles.

Recomendar, así mismo, en el caso de estar pensando en adquirir dichos cursos, comprobar previamente su contenido y si cumplen con las expectativas. Si finalmente se opta por iniciarse en la práctica del dropshipping, es conveniente acudir a asesoría profesional y no a consejos de Youtubers o Instagramers.

Para las personas consumidores identificar tiendas on line de dropshipping no es sencillo por lo que la recomendación de Kontsumobide se orienta a que realicen diversas búsquedas sobre el producto deseado para encontrar la mejor opción o que opten por acudir al comercio de proximidad.



Source link

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *