El director Jaime Chávarri, los actores Emma Suárez y Eloy Azorín, y la directora de producción Sol Carnicero rememoraron en la institución un rodaje que a todos les pareció “unas vacaciones”, el de Besos para todos, una historia de despertar e iniciación ambientada en el Cádiz de 1965. Tras la proyección de esta comedia musical que ahora cumple 20 años, sus responsables protagonizaron un encuentro donde se dieron cita anécdotas, nostalgia, y el espíritu de alegría que siempre convoca Chávarri.

El veterano productor Manolo Matji fue el nombre al que todos aludieron como alma mater de esta cinta, que parte de sus vivencias como estudiante de medicina y que escribieron los guionistas José Ángel Esteban y Carlos López, también presentes en el acto.

“Es un poco la historia del primer amor del personaje de Eloy Azorín, pero también de la primera cobardía, de plantearse dónde se está metiendo. Él vive lejos de casa y se embala, pero de repente llega la realidad”, explicó Chávarri, que conectó con el espíritu de este personaje y con la idea de Matji. “Aunque no era una autobiografía mía, era una autobiografía de mi época universitaria. Entonces había esa especie de obsesión entre la religión y el sexo y, aunque te sigue importando la religión y tu familia, tienes que cortar las alas”, señaló.

En esta tesitura están los tres protagonistas masculinos, Ramón, Alfonso y Nicolás, que verán trastocadas sus vidas y estudios con la aparición de unas bailarinas, que también se planteaban su futuro. Emma Suárez interpretaba a una de estas jóvenes, Vicky. “Me llamó Manolo después de hacer juntos La blanca paloma. Y para mí trabajar con Jaime era un deseo, todo el mundo me hablaba maravillas de él. Es muy claro, muy sencillo, transparente, es un amigo que te dice lo que quiere de ti”, elogió la actriz, a la que le daba mucho miedo el reto que suponía cantar y bailar, además de actuar. “Pero Jaime me dijo, ‘no te preocupes, tu baila como si no tuvieras ganas, tú personaje ya está harto’”, recordó la intérprete.

Más extraña fue la forma en la que Eloy Azorín llegó a Besos para todos. “En lugar de hacerme una prueba, Jaime se metió como actor a un cortometraje en el que yo actuaba para conocerme en los descansos”, desveló el actor, que incidió en el buen ambiente del rodaje y lo divertido que fue para todo el elenco.

 

Nostalgia de la juventud

Frente a la negrura del franquismo, Chávarri optó por el color para revivir esos años 60.  “Era una película de época, pero en esos años yo estaba vivo así que es distinto a otras producciones históricas que he hecho. La nostalgia de la película es de la juventud, los 20 años no se repiten nunca”, reflexionó el realizador que cree que “esos personajes tan jóvenes iban a recordar esa época de juventud como feliz, aunque pasara en el franquismo”.

Desde el patio de butacas, otros miembros del equipo técnico y artístico de este filme –que logró seis nominaciones a los Premios Goya y se alzó con el galardón a Mejor Maquillaje y Peluquería para Romana González y Josefa Morales–, compartieron su experiencia y memorias del rodaje. Los actores Chusa Barbero, Iñaki Font, Jacobo Dicenta y Beatriz Bergamín; el diseñador de vestuario Pedro Moreno, la directora de arte Ulía Loureiro; la secretaria de producción Olga Antúnez, entre otros, dieron cuenta de las vivencias que les había evocado el ver de nuevo la película en pantalla grande.

“Cuando tengo que reunirme con el equipo de las películas en las que he trabajado, casi todos están muertos, por eso es una gran alegría reencontrarnos todos”, celebró Sol Carnicero en este veinte aniversario, que finalizó haciendo un guiño al título del filme: con los asistentes enviando besos para todos.

  • Besos para todos
  • Eloy Azorín
  • emma suárez
  • Jaime Chávarri
  • Sol Carnicero



Fuente de la noticia

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *