El consejero de Medio Ambiente y Territorio, Miquel Mir, ha presentado, este lunes, la campaña de este año del Servicio de vigilancia de la posidonia en un acto en Calvià que ha contado con la presencia del alcalde, Alfonso Rodríguez Badal, el teniente de alcalde de Medio Ambiente y Transición Ecológica, Rafel Sedano, y el delegado de Red Eléctrica en las Islas Baleares, Eduardo Maynau.

El consejero de Medio Ambiente y Territorio, Miquel Mir, ha presentado, este lunes, la campaña de este año del Servicio de vigilancia de la posidonia en un acto en Calvià que ha contado con la presencia del alcalde, Alfonso Rodríguez Badal, el teniente de alcalde de Medio Ambiente y Transición Ecológica, Rafel Sedano, y el delegado de Red Eléctrica en las Islas Baleares, Eduardo Maynau.

Mir ha explicado que, este año, ha querido presentar la campaña con los responsables del consistorio calvianer para reconocer que han sido los primeros en completar un Plan de actuación en las playas adaptado al Decreto de protección de la posidonia y que ha sido avalado por la dirección general de Espacios Naturales y Biodiversidad. En este sentido, el consejero ha agradecido el compromiso del municipio y destacó que ya hay otros consistorios haciendo trabajo en colaboración con la conselleria, «una muestra clara y fehaciente del consenso prácticamente unánime sobre la necesidad de garantizar la conservación de la posidonia », según dijo.

Rodríguez Badal, por su parte, ha agradecido que la presentación se haya hecho en Calvià donde se están llevando a cabo diversos planes y actuaciones para preservar el litoral y, en concreto, para la protección de la posidonia. Así, ha hecho referencia al sistema de retirada y reaprovechamiento de la posidonia seca que realizan de forma coordinada los departamentos de Litoral, Medio Ambiente y Calvià 2000 que, por una parte, se destina a abono en fincas agrícolas y, por otra, se almacena para devolverla a las playas durante el invierno para prevenir posibles daños por temporales. También se refirió al proyecto de alejar el balizamiento de las playas y los anclajes ecológicos en los que se está trabajando.

Este año, se mantiene el número de embarcaciones, quince, que integran el operativo así como la distribución por islas: 5 en Mallorca, 5 en Formentera, 3 en Ibiza y 2 en Menorca. El operativo se ha iniciado este mismo lunes y finalizará el próximo 30 de septiembre.

La gran novedad de este año es que el servicio contará con el apoyo de 14 unidades ROV sumergibles adquiridos por Red Eléctrica Española (REE) y cedidos la conselleria de Medio Ambiente y Territorio en virtud de un convenio de colaboración a través del cual la compañía eléctrica aporta 20.000 euros anuales para la preservación de la fanerógama marina.

Mir ha agradecido el compromiso de la compañía y ha explicado que los aparatos (robots submarinos no tripulados, conectados a una embarcación en superficie mediante un cable) no sólo servirán para controlar los fondeos con mayor precisión sino que se emplearán en tareas de control de la biodiversidad (como censos de especies protegidas) o de revisión del estado de los diversos hábitats marinos así como en la revisión de posibles fugas de emisarios.

Por su parte, el delegado de REE explicó que «la colaboración de Red Eléctrica pone de manifiesto la apuesta de la compañía por el desarrollo sostenible y el fomento y la diversidad biológica a través de su política ambiental y dentro del Compromiso de Sostenibilidad 2030 ».

Finalmente, Mir explicó que otra de las novedades de este año, relacionada con la necesidad de adoptar medidas de seguridad para contener los contagios de Covidien-19, es que los informadores del Servicio no repartirán folletos informativos a las embarcaciones sino que distribuirán la información a través de códigos QR.

El servicio de vigilancia contará con el apoyo de embarcaciones de las Reservas Marinas, Espacios Naturales Protegidos, la Guardia Civil y los Agentes de Medio Ambiente (AMA) que, este año, ya contarán con dos embarcaciones propias para controlar los fondeos. También apoyarán la Central de Incendios Forestales (CCIF) y técnicos del IBANAT. Las actuaciones de control correrán a cargo de la benemérita y los AMA.

El servicio de vigilancia de la posidonia finalizó la temporada pasada con 121.245 actuaciones realizadas. Del total de actuaciones, 16.430 correspondieron a las embarcaciones informadas por el servicio; 10.104 a las asesoradas, es decir, las que, por voluntad propia, se pusieron en contacto para pedir sobre la idoneidad de la ubicación donde pensaban fondear; y 86.207 actuaciones de comprobación del fondeo, de las que 8.504 requirieron la reubicación de la embarcación.

Source link

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *