El censo anual para seguir la población de águila de Bonelli en Mallorca ha detectado, este año, diez parejas en la Sierra de Tramontana y el Migjorn de Mallorca y ha confirmado el nacimiento de siete piojos. La Consejería de Medio Ambiente y Territorio, a través del IBANAT, colabora con la Fundación Natura Parc, que realiza este seguimiento cada año.

El censo anual para seguir la población de águila de Bonelli en Mallorca ha detectado, este año, diez parejas en la Sierra de Tramontana y el Migjorn de Mallorca y ha confirmado el nacimiento de siete piojos. La Consejería de Medio Ambiente y Territorio, a través del IBANAT, colabora con la Fundación Natura Parc, que realiza este seguimiento cada año.

Cuatro de los siete pollos ya han sido anillados. De los tres que aún no lo han sido, hay uno que se recupera en las instalaciones del Consorcio de Recuperación de Fauna de las Islas Baleares (COFIB) una vez se detectó que se había roto una pata en el nido y se le extrajo para operarlo.

En comparación con los dos años anteriores, se mantiene el mismo número de pollos que han flotado aunque cae la productividad de las parejas, ya que en 2018 y 2019 eran ocho.

El proceso de anillamiento se ha iniciado una vez se ha comprobado que tenían el tamaño adecuado. Con la anilla identificativa también se les ha colocado un emisor que emite una señal cada cinco minutos con su localización, una información imprescindible para poder conocer más sobre el movimiento de los ejemplares y minimizar las amenazas de la población.

El Servicio de Protección de Especies considera estas cifras como un paso importante hacia el restablecimiento de una población estable. Gracias al proyecto compartido con la Fundación Natura Parc, el AQUILA a-LIFE y la participación de los Agentes de Medio Ambiente realizando trabajos verticales para el control de nidos, ha sido posible hacer este seguimiento de la población del águila de Bonelli. El GOB también ha colaborado en la colocación de los emisores a los piojos.

Desde 2011, cuando se empezó a reintroducir la especie en las Islas Baleares, se han liberado 42 ejemplares entre adultos y piojos. Uno de los hitos más importantes de este proyecto se logró en 2014, cuando por primera vez crió una pareja establecida de los ejemplares que se habían liberado. La evolución de la población fue tan favorable que en 2017 se acabaron las reintroducciones de ejemplares, ya que se consideró que la población se sostenía por sí misma.

El águila de Bonelli (aquila fasciata) Se extinguió en Mallorca en los años setenta del siglo pasado. En 2009, el Gobierno aprobó su Plan de Reintroducción que, entre 2013 y 2017, contó con financiación europea a través del proyecto LIFE Bonelli que tenía el objetivo de recuperar la población en Mallorca y en la Península.

Source link

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *