Queridas y queridos compañeros,

A estas alturas de la crisis sanitaria que nos sacude y nos golpea, todos tenemos familiares y amigos afectados, pérdidas cercanas, personas queridas que luchan contra la infección. Estamos rodeados de dolor y de incertidumbre. Hemos descubierto lo que es echar de menos a gente que dábamos por hecho que estaría siempre cerca.

Aplaudimos, como nunca pensábamos hacerlo, a aquellas y aquellos que desde el sector sanitario salvan nuestras vidas arriesgando las suyas. Agradecemos esa lucha, que es la de todos, pero que a ellas y ellos les golpea más que a nadie. Médicos, enfermeras, fuerzas de seguridad, transportistas, sector de alimentación… todos los que están en primera línea se han convertido en protagonistas de nuestras vidas: pelean más allá de sus fuerzas, sabiendo de antemano que la misión es ingente y el riesgo enorme.

También agradecemos a aquellos compañeros nuestros que están participando en la adecuación urgente de los hospitales de campaña, y a los que han donado recursos económicos y material sanitario para ayudar en este momento excepcional.

Quienes nos dedicamos a contar historias con palabras, imágenes y sonidos, ponemos nuestra creatividad y nuestro ingenio al servicio de la comunidad. Y lo hacemos con humildad, pero también con un pequeño orgullo. Más gente que nunca accede en sus casas a las historias de los cineastas españoles y de nuestros colegas de todo el mundo. En la retaguardia, nuestro trabajo acompaña y emociona a unos espectadores expuestos e indefensos como jamás antes habían estado.

Y a pesar de ese momento de consumo masivo de cine y de audiovisual, el nuestro es uno de los sectores que ha entrado en una parálisis completa. Lo hizo desde el instante en que el gobierno estableció las primeras medidas de distanciamiento social. Asumimos esa realidad. El nuestro es un colectivo numeroso y enérgico. Somos decenas de miles de personas las que englobamos la industria del cine y del audiovisual español. Y queremos estar en esta etapa para quien lo necesite.

Esta nube espesa y negra desaparecerá un día no muy lejano. Y dará paso a una nueva luz y a una nueva etapa en la que, entre todos, tendremos que recomponer todo lo que se ha perdido. En esa fase nuestro colectivo querrá jugar un papel decisivo.

Por eso vamos a convocar a los compañeros de las artes escénicas y a los editores a una mesa para la reconstrucción de las industrias culturales. Esperamos también que los músicos y el resto de compañeros se sumen a este proyecto. Es una iniciativa que vamos a impulsar de forma inmediata, y así se lo vamos a trasladar al Ministerio de Cultura y a Presidencia del Gobierno.

Me despido de vosotras y vosotros con un mensaje de ánimo, y os informo que en nuestra web encontraréis en breve una serie de iniciativas que hemos puesto en marcha con la colaboración de algunos compañeros de la Junta Directiva.

Un fuerte abrazo,

Mariano Barroso

Presidente de la Academia de Cine



Fuente de la noticia

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *