Es un conquistador, tanto dentro como fuera de la pantalla. Bertolucci lanzó la carrera como actor de Louis Garrel, uno de los tres protagonistas de Soñadores, a quien sus estudios de conservatorio teatral le sirvieron para darse cuenta que disfrutaba observando a los intérpretes y con la preparación de la puesta en escena. Garrel no se ha conformado con actuar como su abuelo, el gran Maurice Garrel, y su hermana Esther, también ha seguido los pasos de sus padres, el cineasta de la nouvelle vague Philippe Garrel y Brigitte Sy, y se ha sentado en la silla de director en dos ocasiones. La última para contar la historia de Un hombre fiel, un triángulo amoroso con tintes trágicos, humor e intrigas que firma, interpreta junto a su mujer Laetitia Casta y Lily-Rose Depp (la hija de Johnny Depp), y ha escrito con el legendario Jean-Claude Carrière.

Garrel desplegó todo su encanto en la Academia de Cine, donde presentó esta comedia francesa que ganó el Premio al Mejor Guión en la última edición del Festival de San Sebastián. Divertido y curioso, este intérprete y director galo con figura de poeta romántico habló con el público del que es su segundo largometraje como realizador, que llegará a España el próximo 17 de mayo. Una producción que rodó en 4 semanas, en 35 mm, y en la que no hubo espacio para la improvisación “porque ensayamos durante tres meses. Un amigo mío dice que los franceses siempre contamos lo mismo… Lo nuestro son las relaciones sentimentales, las emociones. Los ingleses tienen a Shakespeare, nosotros a Musset, Molière o Marivaux”, expuso.

 

Una buena pareja

Feliz por haber cumplido el sueño de conocer a Jean-Claude Carrière, al que enseñó el guión de su ópera prima, Los dos amigos, recordó que el veterano profesional vinculado a Buñuel le ayudó en una escena en la que una pareja estaba conversando sobre sexualidad en una iglesia. “Me dijo que incluyera a una tercera persona, e incorporé a una ancianita. Cuando el filme se vio por primera vez en Cannes, el público empezó a reírse con esa secuencia. Cuando le propuse a Jean-Claude escribir Un hombre fiel, tenía mucho vértigo porque su currículo habla por sí solo. Ha escrito para Buñuel, Jacques Tati, Jean-Luc Godard, Louis Malle, Milos Forman, Costa Gavras, Andrzej Wajda… Los dos tenemos sentido del humor, él odia lo sentimental y el cine psicológico, yo soy más sensiblero. Formamos una buena pareja para que este filme fuera lo más extraño posible”, dijo.

Más anécdotas con Jean-Claude Carrière. “Me dijo que nuestra experiencia le recordaba a cuando escribió para Tati y Pierre Étaix. Ensayábamos en el salón de su casa, y él interpretaba los personajes femeninos y yo los masculinos. Es una persona que no sigue las reglas, es libre y deja todas las puertas abiertas, algo que aprendió de Buñuel, de quien hay ecos en Un hombre fiel porque aquí están presentes la sensualidad y la muerte”.

A Garrel (París, 1983) no le gusta hacer castings –“es terrible hacer una prueba”-, no está obsesionado con los triángulos amorosos como marca la tradición cinematográfica francesa –“es un tema universal, Bertolucci y Ernst Lubitsch también han abordado este tema”-, lanzó piropos a Albert Serra –“sus películas son increíbles y tiene una gran personalidad”- y adora el cine de Almodóvar “porque veo y siento que estoy en España”-. Y es que lo que más le gusta a Garrel “es hablar de lo que conoces, como dijo Jean Renoir, y que mis películas crucen fronteras”.

Buñuel, “un genio”, Chabrol y Polanski también salieron en la charla con este profesional enfermo de cinefilia y marcado en su adolescencia por Instinto básico. “En los sentimientos siempre vamos con pies de plomo porque es un terreno frágil que no controlamos”, sentenció.

  • Louis Garrel
  • Un hombre fiel



Fuente de la noticia

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *